Clostridium Difficile
Revista Arrocha Panamá
Edición Agosto 2013

CLOSTRIDIUM DIFFICILE
Una bacteria que habita en el intestino
En nuestro organismo se alojan diversos microbios y bacterias, la C. Difficile habita en el intestino formando un equilibrio natural, sin embargo si ese equilibrio es alterado, esta bacteria puede causar infección.
La Clostridium Difficile, también llamada C. Difficile, es una bacteria comensal del intestino humano presente en una minoría de la población, aproximadamente el 3% de los adultos y el 66% de los niños. Ésta no causa problemas en personas sanas porque las bacterias “buenas” del intestino la tienen controlada, por lo que estas personas son portadores de la bacteria sin presentar síntomas ni infección. Sin embargo, el uso de algunos antibióticos para curar otras enfermedades puede interferir en el equilibrio del intestino. Cuando esto sucede, las bacterias de C. Difficile pueden multiplicarse, produciendo así un desequilibrio en la flora intestinal causando síntomas infecciosos como diarrea y fiebre por la producción de toxinas.
Las bacterias C. Difficile se propagan por medio de esporas que se eliminan del organismo infectado a través de las heces. De esta forma, las esporas pueden contaminar la zona circundante como el retrete, las sábanas y la ropa, así como también es posible que se propaguen por el aire, penetrando en el organismo a través de la boca. Sin embargo, es casi imposible que la enfermedad se pueda contagiar de una persona a otra en el hábitat normal, ya sea trabajo o casa. Los pacientes que han estado hospitalizados tienen mayor probabilidad de ser colonizadas por este organismo, pues la mayoría de los casos se presentan en un entorno sanitario. Sin embargo, la limpieza, la desinfección de lugares comunes con enfermos y la precaución son vitales.
LA INFECCIÓN
La infección por C. difficile es una infección en el colon producida por la bacteria Clostridia. El desequilibrio entre las bacterias benignas y malignas puede producir una inflamación en el revestimiento del colon, conduciendo a una infección.
Factores de riesgo
• Tomar antibióticos, especialmente de tipo de amplio espectro.
• Cirugía del tracto gastrointestinal (GI).
• Hospitalización.
• Vivir o frecuentar un hogar para ancianos o un centro de cuidados crónicos.
• Problemas de colon.
• Sistema inmunológico débil.
• Infección previa por C. difficile.
• Tener 65 años o más.
·  Tomar antiácidos con frecuencia.
Generalmente la infección por C. Difficile no tiene consecuencias graves, sin embargo, en casos muy poco frecuentes puede ser mortal. Este riesgo es más grande en las personas mayores que tienen otras enfermedades graves.
La persona infectada corre el riesgo de deshidratación por consecuencia de la diarrea y el vómito. La pérdida de líquidos también puede disminuir o aumentar la cantidad de electrolitos en su cuerpo, lo que puede causar convulsiones o problemas con el funcionamiento del corazón. La presión arterial podría bajar demasiado provocando desmayo, poniendo este cuadro su vida en peligro.
Sin tratamiento, la C. difficile puede llevar a la sepsis(infección de la sangre) o el colon agrandado. El colon podría dañarse, o los riñones dejar de funcionar. Sin embargo, el riesgo de sufrir de problemas serios o de vida o muerte con una infección por C. Difficile, aumentan sobre todo si el paciente sufre de otros problemas médicos.
¿Cómo prevenirla?
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua tibia y jabón antiséptico, sobre todo después de ir al baño.
  • Mantenga limpias con cloro las superficies de su casa o área de trabajo.
  • Si va a visitar a una persona hospitalizada y que tiene diarrea o el estómago descompuesto, no vaya acompañado de niños menores de 12 años.
  • No vaya a centros hospitalarios si no se encuentra bien o ha tenido diarrea recientemente y no se siente en las camas.
  • No se auto medique tomando antibióticos sin consultar a un médico.
TRATAMIENTO
El objetivo del tratamiento es restablecer el balance saludable de bacterias en el intestino y consiste básicamente en lo siguiente:
  1. Antibióticos: Si el antibiótico fue la causa de su infección por C. difficile, es posible que necesite suspender el antibiótico y cambiar a otro diferente.
  2. Rehidratación oral: Consumir suficientes líquidos con el fin de evitar la deshidratación. Generalmente se proporciona suero intravenoso en los pacientes.
  3. Medicamento de inmunoglobulina: Puede necesitarla para ayudar al sistema inmunológico si padece de la infección de C. difficile severa.
  4. Cirugía: Si la infección por C. difficile es severa o le ha dañado el colon, es posible que deba recurrir a una operación quirúrgica de colectomía.

SÍNTOMAS
  • Diarrea.
  • Vómito.
  • Heces con sangre.
  • Fiebre.
  • Dolor abdominal.

Joerly Mendonca

Pin It on Pinterest