Campaña por una #RAEigualitaria que no incluya términos que muestran un claro atraso en la lucha de las mujeres por la igualdad, que ya no están vigentes y que contradicen nuestro rol en la actualidad.

Creo en la capacitación de la mujer, el empoderamiento 

femenino, la igualdad de oportunidades y el desarrollo del género. Creo en la igualdad social, económica y política de los sexos, y afirmo la diversidad. Sigo de cerca a organizaciones que luchan por un mundo más justo, por educar a niñas en lugares del mundo donde la educación no era una opción, que trabajan por la educación social para el desarrollo de la mujer, para que puedan acceder a mejores empleos, salarios más altos y que sean conscientes de su sexualidad. 


Por eso he decidido emprender esta campaña por una RAE igualitaria, menos machista, menos sexista. En mi investigación de la ideología del feminismo contemporáneo me he encontrado con muchas teorías sobre el  “sexo débil”, y di con términos que deben ser reconsiderados en las próximas actualizaciones de la Real Academia. 

La Real Academia Española (RAE) realizó sus últimas modificaciones aprobadas en marzo de 2012 en la página electrónica del Diccionario de la Real Academia (DRAE). Estas modificaciones incluyeron adiciones de artículo, supresiones de artículo y enmiendas. Hasta la fecha se han realizado 2445 adiciones, 170 supresiones y 19374 enmiendas según datos de la página oficial de la RAE (Para ver más ingresa aquí). 

En 2014 se presentó una nueva edición del DRAE en la que se aprobaron nuevas palabras, usos y términos más adoptados en la actualidad. En esta nueva edición se incluyeron numerosos términos asociados a la tecnología, y, aunque se ha incluido el término “feminicidio”, se deben revisar algunas palabras que han perdido vigencia en la actualidad y que definitivamente se deben erradicar del sistema educativo. 

Si buscan “sexo débil” en el Diccionario de la Lengua Española encontrarán: “Conjunto de las mujeres”. Y si buscan “sexo fuerte” encontrarán: “Conjunto de los hombres”.


Ahora busquemos “mujer pública” y “hombre público”:


Desde la Real Academia sostienen que muchas palabras con connotaciones sexistas aún son contempladas por razones de arraigo y porque “no se originaron con significados negativos”. 

La Real Academia es la columna vertebral del sistema educativo, es una herramienta de consulta veraz utilizada para mejorar el conocimiento. Si trabajamos por la educación social de niñas y niños para un futuro igualitario, justo y respetuoso, debemos cambiar ese sistema. El “sexo débil” no es más que un mito generado por la sociedad en siglos pasados donde las mujeres debían descansar sus órganos genitales -porque eran valoradas por su fertilidad- y esto las obligaba a quedarse en casa o sentarse a coser, suponiendo una fragilidad femenina que las convertía en el sexo “débil” y que, por supuesto, convertía al hombre en el sexo “fuerte”. Si queremos que este mito desaparezca de nuestra cultura debemos empezar por la educación. Una cosa es conocer la historia, y otra es que éstas sean definiciones válidas y vigentes en el instrumento por excelencia del conocimiento, la RAE. 

Por otro lado, si bien algunos términos como “mujer de la calle” están incluidos como uso común o coloquio, la diferencia entre las definiciones de “mujer pública” y “hombre público” es extremadamente machista y sexista. 

Aunque para nosotros parezca insignificante ahora, pensemos en las generaciones de relevo, en cómo van a crecer, en qué mundo van a vivir, qué van a ver y qué van a aprender. ¿Queremos cambiar el mundo cierto? Esto es un trabajo por el futuro, no por el presente. 

Por eso alzo mi voz por una RAE igualitaria, para que considere excluir y re-evaluar éstos y otros términos que ya no están vigentes, que muestran un claro atraso en la lucha de las mujeres por la igualdad y que contradicen nuestro rol en la actualidad. 

¡Si estás de acuerdo comparte y ayúdame a difundir para lograrlo!

Pin It on Pinterest