¿Qué es ser feminista?

Ser feminista no es ser lesbiana, ni ser una “solterona”. No es luchar contra los hombres ni correr desnudas o quemar sostenes para llamar la atención “exigiendo derechos”. Ser  feminista no es estar en guerra con la sociedad, no es una lucha de géneros ni una competencia para demostrar que somos mejores; no es un fanatismo, no es una moda. Ser feminista es creer en la igualdad de condiciones y de derechos, sin ignorar la diversidad


 


Una mujer feminista es independiente, pero puede compartir su vida con alguien más. Es fuerte, pero tiene momentos de debilidad. Es autosuficiente, pero hay momentos en los que necesita ayuda. Es decidida, pero escucha consejos. Una mujer feminista lucha por la igualdad de derechos, pero también de deberes. Cree en la igualdad, no en la superioridad. Una mujer feminista no se ve ni se vende como un objeto, pero no por eso renuncia a su femineidad. Cree que debe tomar decisiones sobre su cuerpo, que es correcto que haya mujeres que la representen en la elaboración de políticas y la toma de decisiones en su país o en su comunidad.

 
Una mujer feminista no es una rebelde, no es que sea orgullosa ni mande todo al carajo solo  porque es “arrecha”. No es fría, por el contrario ama intensamente y lo da todo, pero esa mujer cuando decide irse, ya no hay vuelta atrás. Una mujer feminista defiende sus creencias, pero admite sus errores. Ser feminista no es creer que tienes la razón en todo, ni que te la sabes todas. Una mujer feminista no está en guerra contra el mundo, pero sí contra la injusticia y la falta de oportunidades. Una mujer feminista no le tiene miedo a la soledad, pero tampoco a la compañía. Una mujer feminista no espera que le cedan el puesto solo “porque es mujer”, más bien se atreve a ceder el puesto porque entiende que no se trata de sexos, sino de compasión y educación. Una mujer tiene derecho a pagar la cena, a llevar a su hombre a un hotel sin ser mal vista. Puede regalar flores y ser atenta con su pareja, porque la “caballerosidad” es una demostración de afecto, no una regla masculina.
 
La lucha por los derechos de las mujeres se ha vuelto con demasiada frecuencia sinónimo de odiar a los hombres. Si hay algo de lo que estoy segura es que esto no puede ser así, tiene que terminar. Una mujer feminista no está en guerra con los hombres, está en guerra con las personas que no creen en la igualdad de sexos, que las menosprecian o las subestiman por su género, y esto puede incluir a otras mujeres. Si crees en la igualdad, eres feminista. Porque hombres: también es su problema. He visto cómo hombres maltratados no se atreven a denunciar o pedir ayuda por temor a las burlas y a parecer menos “machos”. En una ocasión tuve la oportunidad de ver en persona cómo llegó un hombre a un organismo público a denunciar a su mujer que lo había golpeado y todas las mujeres que estaban en el lugar se burlaron de él. Esta es una muestra de retraso, de cómo las mujeres se menosprecian a sí mismas. Las mismas que “defienden” el maltrato al género y una supuesta igualdad de derechos, se ríen del maltrato al hombre… ¿Por qué?, ¿porque somos menos que los hombres?, ¿somos más débiles?, ¿o es que creen que por ser mujer pueden abusar de ellos? Me enfadó tanto, es frustrante ver a las mujeres ser tan machistas. ¿Cómo podemos cambiar al mundo así?
 
Dejemos de ver a las mujeres feministas como unas fanáticas, rebeldes y “anti hombres”, y empecemos a verlas como seres empoderados, iguales y justos. Creo que el problema está en el término. Aparentemente la palabra “feminista” la encuentran demasiado fuerte, demasiado agresiva, que aísla y es contraria a los hombres. Hay una gran ignorancia en torno al término y debemos erradicarla. Se cree que el feminismo es igual al machismo, que defiende una superioridad natural de la mujer ante el hombre, y aunque muchas mujeres lo usan de esa forma, la verdad es que hay una gran diferencia entre las palabras machismo y feminismo.
 

¿Qué es machismo? 

 
“Machista: Persona que defiende la superioridad natural del hombre sobre la mujer o da muestras de ello con su comportamiento”.
 

¿Qué es feminismo?

 
“Feminista: Persona que cree en la igualdad social, política y económica de los sexos”.
 
Si la palabra todavía resulta odiosa, entonces piensen que lo importante no es la palabra sino el ideal y la ambición que la respalda.

 

“Hemos de estimar y defender la igualdad total entre el hombre y la mujer a nivel personal, en los derechos humanos. Pero también debemos afirmar su diversidad, no como contrapuestas o contradictorias, sino como complementarias”. Cardenal Norberto Rivera
 
Y para cerrar, les dejo el discurso “He For She” de Emma Watson en la ONU. 

 

¡Comparte, comenta, debate! 

Pin It on Pinterest